Aplica esto y la famosa “celulitis” en muslos, brazos y abdomen brillarán por su ausencia!

La celulitis se ha tornado un problema mayor para muchas mujeres.  Este problema, muchas veces  lo vemos asociado con el sobrepeso; pero la verdad es que también lo sufren muchas mujeres de contextura delgada.

Afecta en cierto grado alrededor del 90 % de la población femenina. Generalmente este problema se hereda, comenzando a notarse sus consecuencias en la pubertad.  Los factores que la producen pueden ser genéticos, constitucionales o raciales,  entre otros.

Este problema se produce debido a los desequilibrios en el tejido conjuntivo y la grasa del cuerpo de una persona.

Es una inflamación del tejido celular que está bajo la piel, especialmente se presenta en los muslos, los glúteos y el abdomen. Al principio produce alteraciones circulatorias, que luego provocan modificaciones en la estructura de la piel.

¿Por qué  se forma la celulitis?

En algunas zonas como la pelvis,  los muslos y las nalgas, las mujeres poseen cinco veces más células grasas y con un tamaño mayor, que en las  otras zonas del cuerpo. Estas condiciones por lo general, existen en las niñas desde su nacimiento;  pero es en la pubertad, donde se produce el mayor almacenamiento de grasa y retención de líquidos, como consecuencia del estímulo hormonal.

Existe una estrecha relación entre los trastornos circulatorios y la celulitis.

Estas complicaciones se ven agravadas por hábitos alimenticios inadecuados, el consumo de sustancias tóxicas, cigarrillos, alcohol, café, vida sedentaria, falta de ejercicio y el embarazo.

Si bien,  existen varios tipos de celulitis, que afectan diferentes partes del cuerpo y a diferentes tipos de mujeres, con diferentes contexturas físicas, con diversas costumbres y formas de vida, es bueno y beneficioso por este mismo motivo, atacar esta complicación, con un enfoque multidisciplinario y solamente local.

Tratamiento.

Lo primero es, ayudar a los sistemas de retorno venoso y linfático a que cumplan su función.  Para ello tenemos que eliminar el líquido intersticial y evacuar las toxinas que encontramos en él.

Lo más importante y fundamental es crear un nuevo y correcto hábito alimenticio, si no tomamos conciencia de este punto, será muy difícil  encontrar la solución que buscamos para este problema, pues la solución pasa por varios factores, que en conjunto harán posible un resultado positivo.

   Recomendaciones alimenticias.

– Beber 1 a 2 litros de agua filtrada al día.

– Disminuir en forma estricta el consumo de sal.

– Dejar a un lado el consumo de alcohol y cigarrillos.

– Evitar el consumo de embutidos, fiambres y bebidas gaseosas, comidas chatarras, exceso de hidratos de carbono,        harinas blancas.

– Establecer un equilibrio, entre el consumo de carnes rojas, pollo y pescados.

Priorizar el consumo de cereales, zumos de frutas, frutas y vegetales.

   Recomendaciones físicas.

– Ser más activo, procurar ejercicios diarios y permanentes.

– Dejar el sedentarismo.

– No usar prendas tan ceñidas al cuerpo.

– Dormir las horas necesarias.

  Zumos para la celulitis.

Zumo de remolacha (betarraga), col rizado y cilantro.

– La remolacha ayudará a depurar el sistema linfático, el col rizado ayudará a oxigenar  la sangre y el cilantro podrá        eliminar las toxinas del organismo.

  Preparación: En una máquina saca jugos, poner 2 remolachas trozadas, una taza de col rizado, más una taza de        cilantro.  Beber inmediatamente, una vez  preparado, preferentemente en ayunas.

Zumo de piña con jengibre.

– Media taza de piña pelada y trozada, incluido el centro, ya que posee mayor cantidad de fibra.    Un trocito de raíz        de jengibre y medio vaso de agua.

Preparación:  Licuar todos los ingredientes. Para hacerlo más efectivo, puedes  agregar un poco de perejil y una        cucharadita de espirulina (alga).

  Beber en ayunas.

Infusión de cola de caballo.

Otro buen remedio para eliminar toxinas y combatir la celulitis, es la cola de caballo.

– 5 grs. de cola de caballo seca, con medio litro de agua.

– Poner la planta triturada en un recipiente y verter sobre ella el agua hirviendo.

– Dejar reposar unos 15 minutos. Colar y tomar todas las noches una taza.

  Vinagre de manzana.

Es muy eficaz para el tratamiento de la celulitis.

– Mezclar dos cucharadas de vinagre de manzana, con 8 onzas de agua, agregar una cantidad de miel a gusto, para          endulzar.  Beber todas las mañanas.

  Aplicaciones y exfoliantes.

– 1 puñado de salvia.

– 1 puñado de hojas de eucaliptus.

– ½ litro de aceite de oliva.

– Un poco de zumo de limón.

Mezclar y dejar macerar por 9 días y colar.

Aplicar, con masajes circulares sobre la parte afectada, después de un baño caliente.

– Colocar aceite de oliva o de girasol, en todo tu cuerpo, deja que actúe durante  15 minutos. Después toma una ducha    con agua muy caliente ( si hay presencia  de várices, hacerlo con agua tibia). Lava tu cuerpo con un jabón neutro y      pasa  con mucha energía una esponja vegetal o cepillo de cerdas naturales por todo el cuerpo. Pasar con mucha            energía la esponja o cepillo, para eliminar las  células  muertas  y abrir los poros. Hacerlo solo una vez por semana.   Cuando termines,  puedes humectar la piel con aceite de rosa mosqueta.

  Exfoliante de café.

Aplicar granos de café molidos, durante la ducha, frotando durante 10 minutos.

– Mezcla café en grano molido, con una cucharada de aceite de jojoba. Frotar con esta mezcla la zona afectada,                repetir una vez por semana.

   Otra mezcla:

– Café en grano molido, un poco de azúcar morena y aceite de oliva. Aplicar  dos veces  por semana.

Loading...
Loading...