Mantener en buena forma el motor de nuestro organismo.

Cuidar nuestro corazón, no es cosa de viejos. Debemos comenzar desde  ahora si queremos mantener un corazón juvenil, fuerte y saludable, cuando llegue la plenitud de los años.

La base para mantener un corazón sano está en nuestra alimentación, una alimentación sana será imprescindible para prevenir y evitar las enfermedades cardiacas, que son una de las mayores causas de muerte en el mundo.

Si hoy no nos ocupamos de la salud de nuestro corazón, a medida que pasen los años, llegará a ser un verdadero problema,  que afectará nuestra salud y nuestra calidad de vida, limitando nuestras capacidades físicas.

Dependerá de cada uno de nosotros escoger y optar por una alimentación adecuada y saludable, que nos ayude a prevenir y proteger nuestra salud y nuestro corazón, o por una alimentación tipo chatarra que dañará no solo nuestro corazón,  sino todo nuestro organismo.

Una dieta saludable será fundamental para prevenir problemas cardiacos, mejorar el colesterol y los triglicéridos. Por lo tanto será muy importante proponernos cambiar ciertos hábitos, especialmente alimenticios y de sedentarismo.

Los especialistas,  recomiendan realizar una rutina de ejercicios sencillos pero eficaces en la medida que seamos perseverantes en la continuidad de ellos. A la vez acompañados de una dieta rica en alimentos antioxidantes, como frutas y verduras,  que ayuden a regular los niveles de colesterol, la presión sanguínea alta y así prevenir enfermedades cardiovasculares.

Alimentos para un corazón saludable.

 + Frutas.

 – Plátanos:  Especialmente maduros. Aportan potasio fibra al organismo,  elevando así el colesterol bueno,                   reduciendo a la vez el colesterol malo.

  – Naranjas:  Ayudan a reducir la presión arterial. Poseen un alto porcentaje de  fibra soluble, que ayudará a                    eliminar el colesterol.   Contienen potasio, vitamina C y antioxidantes.

 – Manzanas: Ayudarán a equilibrar los niveles de colesterol y a reducir la hipertensión.

  – Granadas: Las semillas de granadas son ricas en antioxidantes, especial para mantener la buena salud de                    nuestro corazón. Ayuda especialmente a reducir el colesterol malo de la sangre.

+ Frutos secos:  Ayudan a reducir  las arritmias cardiacas y el colesterol malo.

Puedes consumir diariamente, nueces, avellanas, almendras, semillas de  girasol.  Por ningún motivo agregar sal.       Un puñado  al día, ayudará a saciar el   hambre y hará tu vida más sana.

– Pescados: Contienen ácidos grasos omega3, para reducir el peligro de arritmias  cardiacas.  Ayudará a reducir los      triglicéridos y a aumentar el colesterol bueno.   Sardinas, salmón, jurel.

– Aceite de oliva:  Ayuda a equilibrar los niveles de colesterol, disminuye la tensión arterial. Previene enfermedades       cardiacas y alzheimer.

– Legumbres: Garbanzos, lentejas, judías, ayudarán a reducir el riesgo de infartos  al corazón. Benefician la                  reducción de la tensión arterial. Bajos en grasas, ricas en fibra y proteínas vegetales.

– Vino tinto: Rico en antioxidantes, para proteger y rejuvenecer las células.  Un vaso de vino al día, ayudará a                  aumentar el colesterol bueno y limpiar y  flexibilizar las arterias.

– Cebollas y ajos: Consumir preferentemente crudos, ayudarán a equilibrar el  colesterol.

– Coles:  Coliflor, brócolis, repollo, son ricos en nutrientes y fibras para proteger  nuestro corazón, ácido fólico,               potasio y vitamina E.  La luteína, ayudará a prevenir la arterosclerosis.  Protegerá nuestros vasos sanguíneos, por       su   contenido de sulforafano.  Consumir  preferentemente crudas.

No esperemos más, comencemos ahora.

Loading...
Loading...