Cura de una vez la amigdalitis con estos remedios caseros.

Muchos desde niños hemos sufrido esta molesta inflamación a las amígdalas. Estas dos macitas que se encuentran a ambos lados de la garganta, son las encargadas de filtrar los gérmenes que pueden entrar por la boca.

Hace algunos años atrás lo más práctico era operar para extirpar las amígdalas para que no sigan dando problemas; pero con el tiempo la ciencia se ha ido dando cuenta de la importancia de éstas y de la función que cumplen en nuestro cuerpo.

Las amígdalas son ganglios linfáticos, que están ubicadas en la parte posterior de la boca y parte superior de la garganta. Ellas nos permiten eliminar las bacterias y diferentes microorganismos que pueden producir en nosotros infecciones y variadas enfermedades.

La inflamación a las amígdalas más grave o delicada es aquella producida por un virus, ésta se caracteriza por la aparición de puntos blancos en las amígdalas inflamadas. Debe tenerse especial cuidado para no agravar la propagación viral a otros órganos.

  Síntomas.

– En la mayoría de los casos se presenta fiebre alta.

– Debido a la inflamación e irritación, cuesta tragar y consumir alimentos.

– Intenso dolor de garganta.

– Cansancio, decaimiento, dolor de cabeza.

Remedios caseros.

– El ajo.

Es un excelente antibiótico, tiene propiedades bactericidas y antinflamatorias.

Tomar en ayunas un diente de ajo, con un vaso de agua.

– Gárgaras de limón con bicarbonato.

En un vaso de agua, agregar el jugo de un limón, con una cucharadita de  bicarbonato. Mezclar bien y hacer                   gárgaras cinco veces al día, durante cinco días.

 – Manzanilla y salvia.

Estas dos plantas tienen magníficas propiedades bactericidas y antisépticas muy  apropiadas para la inflamación de   las amígdalas.

Podemos hacer una infusión de unos 15 grs. de manzanilla y unas 15 hojas de salvia, para un litro de agua. Calentar      hasta que hierva y dejar reposar unos 15  minutos. Beber tibio cuatro veces al día.

– Bebida de romero y vino blanco.

   Ingredientes:

– Media taza de vino blanco.

– 2 cucharadas de miel.

– 2 ramitas de romero.

Cocer a fuego lento hasta que hierva. Colar y hacer gárgaras 3 veces al día.

Beber tibio. Reduce el dolor, la infección y la inflamación.

El orégano, un buen antiséptico.

Poner media cucharada de orégano en una taza y dejarle caer agua hirviendo, dejar reposar. Colar y hacer gárgaras     o beberlo en el transcurso del día.

Loading...
Loading...